CUERNAVACA, Mor., 8 de enero de 2019.- Ante la rebelión de quince diputados que han decidido cambiar radicalmente el proyecto de presupuesto 2019, el gobernador Cuauhtémoc Blanco podría vetar ese acuerdo legislativo y trabajar con el mismo paquete económico del año pasado.

Está decisión prevista de ejercer el derecho de veto causará afectaciones severas en las asignaciones económicas de la UAEM, de los fideicomisos empresariales, de la CES, pero sobre todo de los municipios, que así de golpe y porrazo dejarán de recibir cerca de 4 mil millones de pesos.

En este contexto, la diputada Rosalina Mazari, presidenta de la comisión de Hacienda, aseveró que la actuación de llamado G-15, es ilegal.

Sostuvo que se les convocó en múltiples ocasiones y simple y sencillamente se negaron a acudir y trabajar. Añadió que no entiende la prisa o el repentino interés en sacar este martes a toda costa su presupuesto, el cual a todas luces es ilegal y es previsible que sea vetado por el Ejecutivo quien ya ha anunciado que no cederá a presiones y que tampoco quiere pelear con nadie por lo que simple y sencillamente se trabajaría este año, con el mismo presupuesto del año pasado.

Lamentó la actitud de los 15 diputados y sostuvo que de acuerdo al reglamento del Congreso del estado es ella en su calidad de presidenta de la comisión de Hacienda, la única facultada para convocar a los trabajos de análisis del presupuesto y cuenta pública.

De entrada, de trabajar con el presupuesto del año pasado, se dejarán de ejercer cerca de 2,400,000,000 que es en lo que se previó aumentar los recursos públicos en 2019.

Los aumentos presupuestales a la Universidad, a los municipios, al Poder Judicial, a la CES, y a la propia Fiscalía, no serían posibles. 

La diputada Rosalina Mazari consideró que los diputados están obligados a darle resultados al pueblo que los eligió pero además apegarse a la legalidad, no obedecer a intereses particulares, políticos o de grupo.