Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Especial

Opinión/Jorge Meade

 
| 10 de Octubre de 2017 | 7:58
 A-
 A+
Miles de ciudadanos hombres, mujeres, jóvenes, comerciantes, profesores, académicos, jornaleros, campesinos, obreros, sin importar género, edad, o actividad, en el marco de su libertad asumieron la responsabilidad y decisión de actuar con una enorme solidaridad para apoyar, ayudar, respaldar, abrazar, arropar, a los cientos de ciudadanos, vecinos, amigos y a los que aún sin conocerlos, que fueron afectados por el sismo. Reconocer que actuaron con una gran capacidad de organización ante la necesidad de resolver en la urgencia, las cosas más apremiantes para quienes perdieron seres queridos, patrimonio, incluso hay quienes los perdieron todo.
Hoy pasada la urgencia, con ese reconocimiento a todos ellos debemos tener claridad que para muchos de los afectados su vida cambio, las ciudades se reconstruyen, las calles afectadas, las nuevas casas que se edificarán darán un nuevo rostro y fisionomía.
En Morelos por citar cuatro regiones; Jojutla, Tepalcingo, Tetela del Volcán, Tetecala, con climas, vocaciones y actividades económicas distintas, hoy las une, a pesar de la distancia la necesidad de reconstruirse, de reactivarse, la historia de su origen son su mayor fortaleza, pasó más de un siglo, varias generaciones han crecido sin haber conocido un fenómeno natural como el que se vivió el 19 de septiembre, el sismo despertó conciencias, alejo indiferencias e hizo que todos aprendiéramos que en el terreno del agravio, de la necesidad de enfrentar fenómenos naturales que no podemos predecir ni controlar, juntos no tenemos límites en lo que podemos hacer.
Se ha actuado con rapidez en esta etapa y para algunos es demasiado pronto para tener claro el camino de lo que viene y de lo que tenemos que hacer, pero la gran mayoría sabe que hay que vivir y transitar por lo que acaba de suceder y la necesidad de seguir creciendo, posterior al 19 de septiembre, cuando el presidente Enrique Peña Nieto declara la emergencia en los 33 municipios de Morelos, es cuando a todos nos queda claro de la magnitud de lo que sucedió, que no hubo daños solo en el mi calle, en mi colonia o en mi municipio, sino que en el caso particular de Morelos a los 155 años de que Benito Juárez decretara su nacimiento, surge en esta fecha el primer acontecimiento que afectó a todo el territorio, si la independencia y la revolución tuvieron presencia en todo Morelos, el sismo del 19 de septiembre, devastó gran parte de nuestro patrimonio cultural en sus templos, iglesias, monumentos, entre otros daños, día a día se suman testimonios en diferentes regiones y comunidades del estado de lo que se perdió, de lo que fue afectado y por donde quiera se encuentran zonas destruidas por este fenómeno sísmico.
Quizá nos parecía a muchos improbable que esto pudiera suceder pero la suma de la información que ha fluido, los diagnósticos iniciales que se van ampliando, nos conducen a reconocer que fuimos seriamente afectados en lo particular y en lo colectivo todos los que aquí vivimos, toca el turno ahora para la actuación de las instituciones, las dependencias federales, estatales y municipales que tienen a su cargo por sus atribuciones, la necesidad de trabajar muy vinculados con la sociedad como factor decisivo para sentar las bases de la reconstrucción y de la reactivación económica para que de la mano se pueda acelerar la respuesta a lo que los ciudadanos afectados demandan y atender aquellos estragos que la infraestructura social, academica, de salud, vial, deportiva, etc. producto del sismo.
Son tiempos de unidad ahora, de generar la actuación y decisiones a cada instancia según le corresponda y seguirlas informando y acompañando por los ciudadanos, hoy más que nunca estar cercanos gobierno y sociedad para que la especulación motivo de la desinformación o falta de vinculación, genere desconfianzas y descomponga este proceso que necesita la fortaleza que da la participación de todos. En esto no pueden separarnos las voces que solo están atentas a lo que no se realiza, sin proponer y sin participar, por el contrario actuemos con rapidez, con ritmo, en equipo, para sacar a esta parte de México que es Morelos, del estado que hoy se encuentra motivo del sismo y darnos la oportunidad de que trabajando juntos superemos esta etapa que ya forma parte de la historia de lo que es hoy Morelos.