*Asesora Académica de la Licenciatura en Comunicación, Tecnológico de Monterrey Campus Querétaro.

Hace un año la vida como la conocíamos dio un vuelco inesperado, hubo que adaptarse a cambios derivados del cierre de negocios no esenciales y al trabajo y educación a distancia. Sin duda esto es un enorme desafío para empresas de todo tipo y tamaño, pero también significa una oportunidad invaluable para cambiar la forma en la que las organizaciones se comunican con sus públicos de interés, ya sea empleados, clientes, inversionistas e incluso competidores.

Aunque los medios de comunicación digital son parte de la realidad de millones de personas, aún existen empresas que tienen una presencia limitada o carecen de contenidos apropiados. Están también los negocios que, si bien tienen perfiles en redes sociales, no cuentan con una gestión estratégica y profesional como la que requieren los tiempos actuales. Incluso la comunicación interna, que normalmente usa medios tradicionales, ha tenido que virar a lo digital en tiempo récord.

Por lo tanto, si las empresas desean sobrevivir y prosperar, deben contar con una estrategia de comunicación robusta que logre la lealtad de los clientes, pero también el compromiso de los colaboradores, todo esto sin descuidar la identidad de la organización y dejando claras sus ventajas competitivas.

Esta necesidad quedó plasmada en el informe Jobs on the rise (Empleos en aumento) que LinkedIn lanzó en el mes de enero. En él se enuncian los puestos más solicitados por las empresas durante 2020, entre estos destacan profesionales en el manejo de estrategias digitales de comunicación, así como creadores de contenidos escritos y audiovisuales.

Como este reporte lo indica, hoy las instituciones públicas y privadas demandan profesionales de la comunicación creativos, capaces de entender y adaptarse a las condiciones cambiantes, con un amplio contexto de las ventajas y carencias de los medios digitales y con la ética y sensibilidad suficientes para empatizar con los problemas sociales que hoy enfrentamos. Todas estas son competencias que el Modelo Tec21 integra en la formación de las y los estudiantes de comunicación para sean agentes clave de la recuperación social y económica que el mundo necesita.