Consecuencia de los problemas laborales que a raíz de la intromisión del Nuevo Grupo Sindical se generaron en la planta Cuernavaca de la Bridgestone Firestone, el corporativo ha decidido cerrar los tres turnos de producción de neumáticos y desmantelar la planta que se encontraba operando desde hace más de 45 años al oriente de la capital morelense.

 

El día de hoy, el primer turno no laboró debido a que no se les permitió la entrada a 220 trabajadores que habían asistido a una reunión informativa en su primera asamblea general del 2018, bajo el argumento que habían llegado 10 minutos tarde.

 

El director de Relaciones Laborales de la empresa, Edgardo Román es que creo el conflicto sindical al tratar de acabar con el sindicato que estaba.

 

Trabajadores que no se explican el porque de esa determinación y los cuales pidieron el anonimato aseguran que consecuencia de que Bulmaro Hernández Juárez, líder y fundador del Nuevo Grupo Sindical quizo poner a un sindicato a modo para seguir ganando dinero fácil en una asamblea que desde el principio fue ilegal y que consecuencia de ello la Secretaría del Trabajo y Previsión Social nunca les va a dar la toma de nota.

 

Los entrevistados dijeron que desde que Bulmaro Hernández Juárez se entrometió en los asuntos sindicales de la empresa, empezaron los despidos injustificados, algunos de ellos, el pasado 12 de diciembre porque a pesar de que en su contrato colectivo de trabajo tenían autorizado acudir a la misa de acción de gracias en honor a la Virgen de Guadalupe, fueron despedidos

 

“Bulmaro debería de dejar de entrometerse en los sindicatos legalmente constituidos, gracias a su ambición de ganar dinero fácil a cómo de lugar, hoy cientos de familias nos quedamos sin el sustento familiar”, manifestaron varios de los afectados