Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Especial

Ojos Ciudadanos/Martín Pérez

 
| 17 de Abril de 2017 | 8:44
 A-
 A+

Falso que los morelenses gocen de una cobertura de salud Colegio de Médicos Cirujanos del Estado de Morelos.

 

Los médicos se encuentran en estos momentos en grave riesgo en el desempeño de su profesión en los Servicios de Salud de Morelos (SSM), actualmente son la parte más endeble y sensible del sistema, dado que son los que tienen el contacto directo con los pacientes y sus familiares.

Si los médicos carecen de los elementos más indispensables para elaborar un diagnóstico adecuado y no tienen a la mano los medicamentos que se requieren para sanar a un paciente, entonces su actuación profesional se convierte en un infierno. Los galenos tienen que echar mano de toda su experiencia, pero en ocasiones esto no es suficiente.

El Colegio de Médicos Cirujanos del Estado de Morelos, A.C. pinta el panorama que existe actualmente en los SSM:

“Falso que los morelenses gocen de una cobertura de salud cuando actualmente los pacientes tienen que comprar medicamentos, pagar estudios de laboratorio y hasta insumos quirúrgicos como hilo de sutura, cubre bocas, cinta adhesiva. Esto último señor diputado NO SE HABÍA VISTO EN DÉCADAS, ni siquiera cuando aun no existía el Seguro Popular. Por tanto, es humillante para la población señalar que eso significa el goce de un Derecho Constitucional y la protección a la salud”.

Esta es la denuncia del Colegio de Médicos Cirujanos del Estado de Morelos, A.C., encabezado por María Reyna Bárcenas Hurtado, mediante un documento de fecha 21 de febrero del 2017, dirigido al entonces presidente de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, Javier Bolaños Aguilar, el cual fue avalado por 21 asociaciones de profesionistas.

El documento continúa: “Mucho más preocupante es, que México preocupado por alcanzar las metas del milenio en sentido de disminuir la Muerte Materna, hoy en día en Morelos a las embarazadas se les mande a comprar hasta los insumos menores utilizados para el producto y la madre como ligadura de cordón umbilical, un analgésico, un hilo de sutura, y por supuesto los medicamentos que ha de utilizar el anestesiólogo, el ginecólogo y el pediatra. Esto Señor diputado, más que un goce de cobertura de salud es un PREOCUPANTE RETROCESO con implicaciones de impacto a corto plazo en MUERTE MATERNA”.

En la denuncia del Colegio de Médicos del Estado de Morelos, A.C., se menciona: “Por otro lado, es de llamar la atención que para la COMPRA de los insumos o medicamentos solicitados, envíen a la población a un punto específico de compra, por lo cual ya hay voces que hacen sospechar la existencia de un negocio. Esto Señor diputado, de confirmarse, sería un acto de corrupción, un desastre social al provocar gastos catastróficos de los bolsillos de los morelenses en beneficio de particulares.”

“Por esta razón, el Colegio se anticipa a los hechos de conflicto que pudiera suscitarse en la relación médico paciente, estando atento como hoy, en dar a conocer a esta Cámara de Diputados el peor escenario que esta poniendo en riesgo de morir al paciente, Que situación tan devastadora dice la OMS, y así lo estamos percibiendo ahora”, destaca el documento.

Otro punto por demás importante es el siguiente: La asociación de profesionales de la medicina dan a conocer que está por firmar un convenio con el Poder Judicial, a través de la Federación de Colegios y Asociaciones de Profesionistas del estado, pues ya no es raro que la falta de medicamento sea etiquetada como negligencia atribuyendo al médico una responsabilidad que no tiene.

En lugar de que el Poder Judicial sancione a un médico por no contar a la mano con los elementos para hacer un diagnóstico adecuado y tampoco contar con los medicamentos para curar al enfermo, debería ir más allá y sancionar a los responsables de la administración de los SSM y a la empresa que ganó la licitación pública para que en realidad se hiciera justicia.

A la fecha la situación continúa en el territorio morelense y el presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Morelos, Jorge Arturo Olivarez Brito, no ha levantado la voz para ponerse del lado del pueblo, entonces ¿quién defiende a los más débiles?

En la entrega anterior, este columnista dio a conocer una parte del problema que actualmente se enfrenta en los SSM, pero desde la óptica del paciente y de los familiares, pero ahora este análisis va en relación a la afectación de los que ejercen su profesión como médicos.

Un médico tal vez se pueda equivocar en el desempeño de su profesión, lo que puede dar como consecuencia la pérdida de una vida humana. De ninguna manera lo hace de manera dolosa, pues su formación profesional es encaminada a salvar vidas. Todos nos equivocamos alguna ocasión y los errores cuestan mucho, pero en este caso la institución debe asumir su responsabilidad ante los hechos.

Cheque usted el párrafo final del comunicado oficial del Poder Ejecutivo Morelos titulado “EMITE SSM RECOMENDACIONES ANTE VACACIONES DE SEMANA SANTA, La prevención de accidentes es una responsabilidad compartida, señalaron” de fecha 11 de abril, el cual va textual: “En Morelos, la salud es un compromiso que se atiende desde el primer día de esta administración, por lo que la Secretaría de Salud a través de Servicios de Salud de Morelos cuenta con diez hospitales, siete generales y tres comunitarios; además, de 12 centros de salud Centinela que brindan atención las 24 horas, los 365 días del año y con la filosofía del cero rechazo; así también con el Hospital del Niño y el Adolescente Morelense unidad de tercer nivel de atención.”

Usted ¿les cree?

En el portal www.24morelos.com, en una nota del 17 de marzo del 2017, la secretaria de Salud del estado, Ángela Patricia Mora González, informa que los SSM continúan exigiendo a la empresa proveedora de medicamentos (no menciona el nombre a propósito) que cumpla con el abasto de medicamentos en su totalidad, ya que algunas clínicas cuentan con un 80% de insumos y algunos hospitales cuentan con un 90%.

Mora González daba cuenta que a la empresa le pusieron como plazo el 26 de marzo para que surtiera los insumos y medicamentos suficientes.

¿Por qué razón habrá tanta necesidad de cubrir el nombre de la empresa que surte los medicamentos?

¿Por qué razón el discurso oficial de maquillar la situación, cuando la realidad es otra muy diferente? No le parece evidente la falta de congruencia, lo que debería dar como consecuencia que el presidente de la Comisión de Salud de la LIII Legislatura, diputado Víctor Manuel Caballero Solano, presentase al pleno un punto de acuerdo para exigir la comparecencia de la secretaria de Salud y la directora general de los SSM.

La Sección 29 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaria de Salud, que encabeza Gil Magadán Salazar, emitió el pasado 10 de marzo, el oficio número 182/2017, dirigido a la secretaria de Salud en el estado, Ángela Patricia Mora González, en donde da contestación a sus declaraciones públicas de esta en cuanto al abasto de medicamentos e insumos. Detalla:

“…Personal Médico, Enfermeras, Paramédicos y Administrativos. han hecho llegar a esta Dirigencia un sinnúmero de inconformidades verbales y por escrito en las que señalan que no es así, la realidad sigue siendo de que existe deficiencia en abatelenguas de madera, aguja hipodérmicas, aleación para amalgama dental en polvo de tase dispersa composición, guantes para curación, antibióticos, equipos de venoclisis, etc., un sinnúmero de deficiencias en medicamentos que sería imposible enumerarlos en este oficio, sabemos y reconocemos el enorme esfuerzo que está haciendo usted, en coordinación con la Directora de los Servicios de Salud, la Dra. Giorgia Rubio Bravo, así como el Director de Administración, sin embargo, hasta esta fecha la empresa ganadora de la Licitación Pública no ha tenido la capacidad de cubrir todas las necesidades médicas requeridas para atender con calidad a los pacientes, y hasta la fecha el personal médico sigue solicitando a los pacientes y a los familiares de los mismos que adquieran los medicamentos e insumos necesarios para su atención, lo cual genera una molestia, enojo, frustración que se manifiesta en forma agresiva a través de quejas contra el personal, amenazas e intentos de agresión física, por otro lado, ustedes como Autoridades proceden a levantar las Actas con el fin de sancionarnos, en lugar de buscar cubrir las necesidades de Material, Equipo, Medicamento, Áreas Físicas y RECURSO HUMANO necesario y suficiente para cubrir con calidad a más de un millón de ciudadanos que atendemos, llegando a tomar acciones actualmente tan arbitrarias como las dadas recientemente contra el personal de enfermería de contrato del Hospital General de Cuautla “Dr. Mauro Belaunzaran Tapia” en donde en una forma arbitraria, prepotente, injusta, son despedidos seis trabajadores, bajo el argumento de que faltaron a una jornada de trabajo, yo quiero preguntarle en qué Estado de Derechos vivimos cuando sabemos que cuando un trabajador falta independientemente de su forma de contratación, solo se hace acreedor al descuento de la jornada laboral, no al cese injustificado y arbitrario como el que se dio con estas compañeras que algunas tienen siete años de contrato y tienen más preparación académica que la misma Jefa de Enfermeras, la cual está en ese Cargo por amiguismo, compadrazgo y tráfico de influencias, lo cual veo con mucha tristeza que estemos regresando a la misma dinámica que existía con la antigua Secretaría de Salud…”

Hasta aquí la información de la Sección 29 del SNTSA.

No cree usted que la empresa proveedora de medicamentos debería de ser sancionada penalmente, además de que le sea revocado el contrato por sus faltas reiteradas.

Otra cuestión, es que a los familiares de los pacientes no le son cubiertos los montos de las medicamentos e insumos que son obligados a adquirir en la farmacia de la esquina del hospital general de Cuernavaca. Los SSM debería como institución poner una ventanilla en dónde las familiares de los pacientes de inmediato solicitaran el reembolso, porque alguien debe asumir el costo económico que representa una verdadera sangría para la familias más pobres.

 

Hasta aquí llegó la tinta por hoy.