Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Archivo

En La Línea/Félix Fuentes

 
| 14 de Marzo de 2017 | 10:09
 A-
 A+

NEGOCIOS  VIALES EN LA CDMX.-Marzo 13 de 2017

La única joya de vialidad que quedaba a la Ciudad de México, Paseo de la Reforma, es estrechada de ambos lados para dar paso a los metrobuses, un negocio más de la Jefatura de Gobierno a cargo de Miguel Ángel Mancera.

Sucede, justo cuando se sabe  que la concesión de las “fotomultas” a la empresa Autotraffic,  significó a la misma 122 millones de pesos de ganancias en su primer año de operaciones.

Autotraffic ganó esa suma con el 46% de la concesión, sin saberse el destino económico del otro 54%.

Bajo el lema de “salvar vidas”, a la empresa particular  le bastó la colocación de 40 cámaras  para fotografiar a   conductores infractores y aplicarles multas, sin que los afectados tengan derecho de réplica.

El segundo piso del Periférico es un filón  de las “fotomultas”. En esa arteria hay señales de 40, 60 y 80 kilómetros por hora, continuadas, y los conductores no tienen tiempo de verlas  o frenar  al pasar de un sector a otro.

Los senadores Mario Delgado y Marina Gómez del Campo colocaron cancelaciones simbólicas en algunas de las cámaras, en espera de que agentes del Ministerio Público certifiquen el funcionamiento de dichas tomas.

Un ciudadano,  Víctor Manuel López Balbuena, se amparó contra  ese sistema y un juez federal declaró inconstitucional esos cobros del gobierno capitalino. Sin embargo, hasta allí llegó la protesta, sin saberse si los legisladores van a continuarla.

Con los parquímetros son cometidos atracos insolentes. En numerosas avenidas, por ejemplo  Moliere de Polanco, funcionan esos aparatos, pero también hay señales de tránsito que prohíben el estacionamiento  y las grúas se llevan los automóviles aun cuando en los parquímetros no estén agotados los pagos.

Los afectados llegan a los corralones a reclamar, porque aún están vigentes sus pagos y los  empleados vociferan: “Esto es tránsito, la empresa particular es otra cosa”. Y los conductores deben pagar 1 mil 200 pesos por cada vehículo arrastrado por las grúas.

En una sola calle de Moliere son levantados de 40 a 60 vehículos por día. Es peor que robar  en camino real.

Sin ninguna consulta pública, el gobierno de Mancera ha decidido circular  a los metrobuses en Paseo de la Reforma, no importa que esa arteria sea hecha pedazos, como sucedió con toda la de Insurgentes.

En tanto, choferes de ruleteo y microbuses siguen  ¡intocables! Esos si matan y ustedes los ven correr  a toda velocidad, pasándose los “altos” y dar vueltas en sentidos contrarios. Lo dicen ellos: “Pagamos para no ser molestados”