PACHUCA, Hgo., 10 de febrero de 2019.- Trabajadores de la Procuraduría Estatal de Protección al Ambiente (Proespa) denunciaron que fueron privados de su libertad al interior de la dependencia, luego de que la titular Érika Ramírez Arce mandó cerrar con cadenas las puertas principales, prohibiendo la entrada y salida de personas.

Mediante mensajes enviados a redes sociales y a medios de comunicación, algunos trabajadores pidieron ayuda para alertar sobre esta medida tomada por la funcionaria estatal como represalia luego de ser denunciada ante el gobierno estatal por sus malos tratos hacia el personal y por su incompetencia.

Los quejosos acusaron que por órdenes de Ramírez se les colocó candados a las puertas principales para impedir entradas y salidas del inmueble.

Más en Quadratín Hidalgo