Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Especial

Opinión/Jorge Meade

 
| 17 de Abril de 2017 | 8:41
 A-
 A+

Morelos uno de los estados con menor extensión territorial de México cumple 148 años, fue el presidente Benito Juárez quien a través de un decreto en Abril de 1869 crea el estado de Morelos, deslindándolo de una porción del territorio del Edo. de México recibiendo su nombre en honor del caudillo de la Independencia de México, Don José María Morelos y Pavón.

El estado de Morelos es reconocido por contar con uno de los climas más benignos de México, debido a su ubicación en el centro del país y entre sierras.

Son sus primeros pobladores, las comunidades de indios chichimecas, después los xochimilcas y finalmente los tlahuicas, en el valle del Cuaunahuac, sitio que al paso de los años Hernán Cortes levantara su feudo, en lo que se conoce con el tiempo como Cuernavaca.

Colindando con la Cd. de México, Edo. de México, Puebla y Guerrero, en el transcurso de su historia se han librado diferentes batallas de carácter político y de justicia social, como el sitio de Cuautla, con Don José María Morelos como su principal protagonista, y su más adelante su participación durante la revolución mexicana entre 1910 y 1919.

Sus climas, frio, templado, semicálido y cálido se distribuyen en su territorio en sus casi 5000 kilómetros cuadrados que lo conforman, lo que permite una gran variedad de árboles frutales, flores, plantas medicinales, ocupando en la actualidad los primeros lugares en la producción de la noche buena, del nopal, el aguacate y los higos.

En el paso de su historia, ha reflejado distintas crisis políticas derivado desde su fundación por las pugnas del poder desde su primer gobierno provisional con Pedro Baranda, posteriormente Francisco Leyva y su relación de este con el presidente Benito Juárez; las confrontaciones entre las decisiones centrales y la exigencia de participación de los oriundos del estado y los que migraron e hicieron de Morelos su residencia de vida.

Durante el gobierno del presidente Porfirio Díaz los gobiernos en Morelos de Carlos Pacheco, Carlos Quaglia, Jesús H. Preciado y Manuel Alarcón, juntos con los hacendados impulsaron la industria azucarera, llegando incluso a ser la entidad el segundo productor de azúcar en el mundo en el año de 1890, toda esta riqueza, confronto la miseria y esclavitud en que vivían los indios y campesinos que trabajaban la tierra, que propiciara la crisis social de la revolución mexicana con Emiliano Zapata al frente. Pasada la lucha armada los gobiernos de Pablo Escandón y de José Parres, transitan en una etapa de gran inestabilidad por los conflictos de aguas y tierras entre los campesinos y las diferentes rebeliones indígenas que exigían la devolución de sus tierras. Es hasta el año de 1930 con Vicente Estrada Cajigal en las elecciones de 1931 cuando se restablece el orden constitucional del estado. Posterior al cardenismo en lo nacional,  los gobiernos locales de los generales Norberto López Avelar, Rodolfo López de Nava, seguidos posteriormente por Emilio Rivapalacio, Felipe Rivera Crespo, Lauro Ortega Martínez y Antonio Rivapalacio López trabajan por consolidar el crecimiento del estado y propician un diálogo permanente con diferentes actores sociales y las comunidades para fortalecer y reivindicar la unidad de los morelenses. A partir de 1999 los conflictos sociales se agudizaron, la exigencia ciudadana sobre la inseguridad, el crecimiento demográfico, las crisis de liderazgos, el abandono del campo, la falta de inversiones y proyectos regionales, la falta de certeza jurídica en la tenencia de la tierra, los bajos ingresos de la población, sumado a las confrontaciones por el poder político, entre otros factores, hacen que Morelos atraviese por profundas etapas de contradicción y de intensas cargas de tensión política. Así con una importante participación de las clases medias de la población el estado transitó entre una sociedad provinciana, su urbanización desordenada hacia la modernidad, sin planeación, con administraciones de gobierno improvisadas que han alterado la política local y regional, modificando formas de vida, el uso del suelo y por consecuencia la vocación de la tierra y su clima, propiciando en muchos de los casos, confrontaciones que detienen el crecimiento y el ritmo del desarrollo del estado. Morelos actualmente es una de las entidades con la mayor alternancia política en sus administraciones de gobierno estatal y municipales donde las principales fuerzas políticas lo han gobernado.

Morelos sin duda enfrenta los próximos meses, importantes desafíos donde la participación de los ciudadanos será fundamental.