Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Especial

Comentario a tiempo/Teodoro Rentería

 
| 02 de febrero de 2017 | 9:30
 A-
 A+

Acostumbrados a que las tomas de posesión de los gobernantes de las entidades federativas, de sus respectivos informes de gobierno y de todo acto oficial sean de carácter localista, es de llamar la atención que el aplauso más prolongado, inclusive con los presentes de pie, haya sido el que provocó el llamado a la unidad nacional del flamante gobernador de este Estado, Antonio Gali Fayad, ante los embates del presidente estadounidense, Donald Trump.

 

Asistíamos a la protesta de ley ante el Congreso del Estado del nuevo gobernador, que por ley es una sesión pública y por lo tanto los invitados pertenecientes a todos los estratos sociales que llenaban el Auditorio Metropolitano, cuando el nuevo mandatario Tony Gali, como le gusta que le llamen, emocionado hizo un llamado a la unión nacional con el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, “en estos tiempos difíciles para México, sobre todo por el embate del presidente de Estados Unidos, Donald Trump”, recibió la aprobación unánime sin importar ideologías o colores partidistas.

 

El discurso de inauguración de su mandato, fue de compromiso y de seguir en la ruta de progreso de su antecesor, Rafael Moreno Valle Rosas, con sus características propias, de ahí que marco cinco ejes, que dijo se verán resultados en los primeros 100 días de su gobierno.

 

Habló de Generar un gobierno con identidad propia, promotor de la participación ciudadana y respetuoso de los derechos humanos, “un gobierno -dijo-, que disminuya la inequidad social”

 

En otra referencia para reprobar las actitudes xenófobas del nuevo huésped de la Casa Blanca, Gali Fayad  aseguro “Una Puebla sin murallas”, un estado sin fronteras, porque las democracias modernas exigen gobiernos abiertos y transparentes.

 

MI gobierno, al que denominó Plan Puebla, se integra en cinco ejes de acción. En seguridad, afirmó: “Entiendo muy bien que corresponde al gobierno el uso legitimo de la fuerza y no dudaré en aplicarla, habrá mano firme para dar seguridad y tranquilidad a todos los habitantes de Puebla”.

 

Sobre el rubro que llamó Buen gobierno, Tony Gali Fayad, señaló que ejercerá y orientará las transformaciones de la transparencia e iniciarán la lucha contra la corrupción.

 

En resumen los cinco compromisos se refieren al derecho al agua, la fusión de Secretaria de Turismo, Cultura y Artes, la creación de la Coordinación General de Transparencia, así como la atención a pueblos indígenas, junto con la coordinación especializada para atender violencia de género.

 

Cabe mencionar que, como pocas veces sucede en estos cambios de gobierno, Gali Fayad hizo un gran reconocimiento a su antecesor, Rafael Moreno Valle, presente en la ceremonia. Su propio enunciado de campaña lo dice todo: “Puebla sigue”.