CIUDAD DE MÉXICO, 2 de noviembre de 2018.- El Papa Francisco presidió en el cementerio romano Laurentino la Misa por la Conmemoración de Todos los Fieles Difuntos, en la que señaló que “hoy es un día para hacer memoria, para recordar a aquellos que han caminado antes que nosotros, que nos han acompañado, que nos han dado la vida”.

En su homilía de este viernes, el Santo Padre reflexionó sobre las tres dimensiones de la vida: pasado, futuro y presente. Sobre la primera dimensión, pasado, señaló que “la memoria es aquello que hace fuerte a un pueblo, porque se siente enraizado en un camino, enraizado en una historia, enraizado en un pueblo”.

“La memoria nos hace comprender que no estamos solos, que somos un pueblo que tiene historia, que tiene pasado, que tiene vida. Memoria de muchos que han compartido con nosotros un camino, que están aquí”, señaló, según detalla la Agencia Católica de Informaciones. Sobre la segunda dimensión, futuro, explicó que está estrechamente vinculada a la esperanza. “Hoy también es un día de esperanza”, destacó. Recordó que en la segunda lectura del día se habla de “un cielo nuevo, una tierra nueva y la santa ciudad de Jerusalén nueva”.

Más en Quadratín México