CUAUTLA, Mor., 23 de mayo del 2019.- De acuerdo a lo que se asentó en los recibos que expidió el Ayuntamiento de Cuautla, la empresa con razón social Tiendas Chedraui S.A. de C.V. pagó un total de 4 millones 715 mil 249 pesos por diversas licencias para instalar una sucursal en la ciudad.
Los dos comprobantes de pago fueron expedidos por el municipio de Cuautla a la empresa con razón social Tiendas Chedraui, S.A. de C.V. con un Registro Federal de Contribuyentes (RFC) XAXX010101000, definido por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) para identificar las transacciones de cada contribuyente con el público en general, es decir aquellas personas que no están inscritas ante el SAT y por lo tanto no cuentan con un RFC con homoclave.
Con número de recibo electrónico OP-276 y fecha del 22 de abril del 2019 se inscribió la cantidad de tres millones 209 mil 227 pesos por concepto de Expedición de Constancia de No Afectación Arbórea a Particulares etiquetado al área de Protección Ambiental.
Con número de recibo electrónico OP-230 y fecha de expedición del 11 de abril del 2019 se enlistaron las descripciones por Hoteles y comercios con licencia tipo “IV” de más de 10,000 m/2, por Aprobación de planos para la construcción de hoteles y comercios por aprobación de planos para construcción por superficie cubierta, por Servicios de Señalamiento Oficial de predios por cada ocasión, por Hoteles y Comercios por alineamiento oficial por metro oficial de frente a la plaza pública, los números oficiales en alineamiento, hoteles y comercios por asignación de manejo de constancias de alineamiento por un millón 506 mil 22 pesos inscrito como rubro para el área para Desarrollo Urbano y Obras Públicas.
Además, el ayuntamiento de Cuautla decidió brindar el 40 por ciento de descuento en cada uno de los conceptos. De acuerdo a la información contable, el RFC genérico se emplea primordialmente en las transacciones que los Contribuyentes tienen con clientes que no piden factura.
La construcción de esta sucursal se realiza en el predio del Ex hotel Vasco que motivó un movimiento social al observar flagrantes violaciones a la ley en materia ambiental además de enfrentarse a la opacidad del gobierno municipal para transparentar la información y los procesos por los que se avaló la extensión del inmobiliario comercial a costa de la zona arbórea en el corazón de la ciudad.
Cabe recordar que la obra está suspendida por la Secretaría de Desarrollo Sustentable (SDS) al no encontrar dictamen de impacto urbano tras una visita de inspección que tuvo que ser obligada por la fuerza pública ante la negativa del personal.