Justos como necesarios eran los cambios en el gabinte de CUAUHTÉMOC BLANCO no solo por recomendación polticia desde el centro del país, sino también por requerimientos de operación de su gobierno al que le urge recuperar terreno social y renovar su imagen.

A partir del martes, el magistrado SAMUEL SOTELO SALGADO, llega a la Secretaría de Gobierno de manera formal, aunque ya tenía días fungiendo como tal, haciéndose presente en los hechos y en el cargo, y coucheando al gobernador en uno y otro tema. Todos nos hemos percatado de ello.

Personalmente pienso que la incorporación de SAMUEL SOTELO a la Secretaría de Gobierno fue una decisión atinada por la trayectoria, solvencia moral y peso al interior del gabinete del también ex subprocurador, aunque también pienso que CUAUHTÉMOC pudo haber abierto su gobierno a otros actores políticos que reforzaran y oxigenaran su administración y su imagen, pero prefirió jugar seguro. Al fin futbolista experimentado.

Desde hace tiempo hemos sostenido que al gobierno de Morelos le faltan operadores abiertos, con ascendencia entre la clase política y leales al equipo que gobierna, pero se ha adolecido de ello, no sé si porque no han buscado, no han querido o no le han permitido la entrada a nadie, pero la realidad es que la cantidad de frentes abiertos, pocas veces se han visto en una administración estatal, y era necesario un OPERADOR DE CONFIANZA ¿Ese será SAMUEL?

A leguas se nota que la decisión que recayó en SOTELO se debió por el nivel del confianza que goza del gobernador. SAMUEL es capaz, cumplidor, eficiente, profesional, preparado, solvente moral y éticamente, y con algún liderazgo en el gabinete, sin embargo, hay quienes no lo veíamos para esa posiciones, en este momento, pero no desmerece. Ojo.

Las deudas que deja PABLO OJEDA en la Secretaría de Gobierno, son muchas y en muchos sentidos; es el gran responsable del crecimiento de muchos, muchos, muchos confilictos, enfrentamientos y problemas de imagen del gobierno de Morelos. Pese a su capacidad y conocimiento, no se le vio operar lo que debía y cuando debía. Dejaba explotar los problemas. Eso tiene un grado de traición.

PABLO OEJDA pasó de ser la promesa de un político fuereño talentoso que llegó a Morelos sin conocerlo y luego hasta gobernador quería ser, para convertirse en un funcionario omiso, hasta mezquino, que le valió ser aislado y dejado como figura decorativa.

Quiso hacer su coto de poder e influencia, sin dar resultados, y eso es veneno puro para personalidades como la de CUAUHTÉMOC BLANCO que no tiene resistencia para decir lo que piensa y menos y es intolerante absoluto. Si fuera un partido de fútbol, OJEDA sería la gran decepción.

De JOSÉ MANUEL SANZ, el hasta hace unas horas Jefe de la Oficina de la Gubernatura, el otrora poderosísimo hombre del Palacio de Gobierno, el Vice gobernador de Morelos de origen español que quería ser Palacio de Cortés para vivir, ¿qué se puede decir?

Que murió de lo que siempre le diagnosticaron desde que sólo era un promotor deportivo: DE AVARICIA Y AMBICIÓN.

En la relación con CUAUHTÉMOC BLANCO nadie puede meter las manos al fuego. Fueron socios, amigos y cómplices. ¿Dónde se rompieron las cosas? Seguro cuando SANZ quiso más de lo que le habían dado, cuando se llevó algo que no era de él o cuando se evidenció que resultó más bravo para los centavos que los demás.

Seguro que la información que se conoció con la investigación de la UIF fue determinante porque dibujó y expresó el tamaño de ladrón que metieron a Palacio de Gobierno.

Hasta hace dos años era punto menos que imposible que se pensara en su salida. Era más fácil que se hablara de la remoción de todo el gabinete, antes de siquiera cuestionarlo.

SANZ se desbarrancó de las alturas de su ambición y traición. Desde hace más de un año se le sabía aislado y alejado del gobernador, pero no se le despedía. No sé si por agradecimiento, solidaridad o temor por la información con la que cuenta.

Sin embargo, finalmente le llegó su hora, luego de que se comprobó que decenas de golpes mediáticos no se se han enderezado contra su ex presentado, fueron patrocinados por su oficina, impulsados por su mano, con su venia y hasta con su Olea como a través de otros ex amigos de CUAUHTÉMOC.

Si a BLANCO, SANZ ya le estorbaba, a los Morelense la presencia del español siempre fue molesta, inútil y ofensiva, pero lo dejaremos para otra columna. ME LEEN EL MARTES.

Twitter: @DavidMonroyMX
Correo electrónico: davidmonroynoticias@gmail.com