Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Especial

Jorge Meade/Los retos presentes de Morelos

 
| 13 de febrero de 2017 | 12:57
 A-
 A+
Durante el siglo XX Morelos ha transitado en el componente de su población debido a su  transición demográfica; por una parte el crecimiento de su población joven, niños y adolescentes y por otra, debido al descenso paulatino de la mortalidad y aumento  en la esperanza de vida y por consecuencia el crecimiento de la población de 65 años y más.

Esto representa para las autoridades gubernamentales y sectores productivos un enorme desafío para atender las demandas de educación, salud, alimentación, vivienda y espacios públicos de estos dos segmentos de la población Morelense, cuya proporción se ha mantenido en 94 hombres por cada 100 mujeres, por lo que en la actualidad uno o dos hijos podrían llegar a contar con sus dos padres y cuatro abuelos. *

Contar con una niñez y juventud saludable implica con el paso de los años alcanzar una vejez saludable. La secretaria de salud en Morelos informa; que somos el tercer lugar nacional con niños y niñas en obesidad, ello nos exige a revisar las políticas públicas existentes y sumar estrategias específicas de atención de los tres ordenes de gobierno e impulsar propuestas y programas por parte de la sociedad civil organizada.

Todo este escenario tiene como principal centro de atención, entre otros, las conductas, actitudes y hábitos de las familias, relacionados con su actividad y estilo de vida que inicia desde una buena alimentación, saber comer en forma nutritiva y saludable, así como condiciones de higiene y la prevención de enfermedades atendiéndose de manera oportuna.

En Morelos, la emigración e inmigración, combinadas con patrones de fecundidad y mortalidad prevalecientes en las diferentes localidades, obligan a involucrar recursos para dar seguimiento y adecuar su atención de manera permanente. Sumado a esta condición está la desintegración familiar que es otro aspecto determinante en la calidad de vida de niños y jóvenes y adultos mayores, contar con el 35% de mujeres jefas de familia obliga a su incorporación a la vida productiva, generando otros fenómenos de cuidados, de salud, de convivencia y calidad de vida de los integrantes de las familias.

En la Sedesol en Morelos en base a estos diagnósticos, se han incorporado durante la administración del presidente Enrique Peña Nieto, más de 110 mil adultos mayores con su pensión del programa +65, casi 80 mil familias atiende propspera, 10,500 niños acuden a las estancias infantiles de SEDESOL, 180 mil mujeres cuentan con Seguro de Vida para Jefas de Familia, 950 niños cuentan con su pensión de orfandad, LICONSA distribuye 2 millones de litros de leche al mes a familias Morelenses, 750 mil ciudadanos adquieren productos en establecimientos de DICONSA, y más de 100 adultos mayores cuentan con descuentos en servicios públicos y privados a través del INAPAM, sumados a los proyectos productivos de diferentes programas, INDESOL, Fomento a la Economía Social, Empleo Temporal y 3×1 Migrantes, toda esta red de programas y servicios se ha desplegado en forma transversal, en coordinación con autoridades estatales y municipales, como resultado de la coordinación de la Estrategia Nacional de Inclusión Social convocada por el Secretario Luis Miranda.
Estos programas en Morelos son respaldados con un presupuesto mayor a los  2 mil millones de pesos, que el gobierno de la República dio prioridad en el presupuesto 2017 en apoyo a la población más vulnerable y de las regiones y localidades de alta y mediana marginación.