CIUDAD HIDALGO, Chis., a 16 de enero de 2021.- Con un reducido grupo de efectivos de la Guardia Nacional y del Instituto Nacional de Migración el gobierno de México pretenderá detener la caravana de migrantes centroamericanos que intentan llegar a Estados Unidos para evitar morir de hambre, flagelados por los cambios climáticos y la pandemia de Covid-19 que azota esa región

Hace poco menos de 48 horas, el Comisionado del Instituto Nacional de Migración (INM) Francisco Garduño y altos jefes de la Guardia Nacional se exhibieron acompañados de centenares de militares y funcionarios de esa dependencia en la margen del Río Suchiate que sirve de división política entre México y Guatemala para tratar de inhibir el ánimo de los migrantes que huyen principalmente del hambre

En forma subrepticia los militares regresaron a sus cuarteles, una vez, que se tomaron la foto del recuerdo con Francisco Garduño Yáñez

Durante un recorrido, por la margen del Suchiate solo se observan pequeños grupos de militares y a unos cuantos elementos del Instituto Nacional de Migración Mientras que decenas de migrantes en pequeñas cantidades arriban al poblado fronterizo de Tecún Umán, Guatemala en espera de otros contingentes de centroamericanos que en forma lenta pero decidida avanzan a territorio azteca

En Tapachula, los miles de cubanos, haitianos, guatemaltecos, salvadoreños, africanos, hondureños y asiáticos ya se organizan para intentar unirse a esta caravana ante la incapacidad del Instituto Nacional de Migración para otorgarles visas por razones humanitarias o asilo político en algunos casos La pandemia de Covid-19 no les atemoriza y centenares de ellos deambulan y se reúnen sin cubreboca, ni respetando la sana distancia

Información de Quadratín Chiapas