● Cancelar el NAIM de Texcoco va en 332 mil millones de pesos, con Ernesto Zedillo el Fobaproa tuvo un costo de 552 mil millones de pesos. Los de siempre se están enriqueciendo con esta decisión.

¿Cuánto tiempo se necesita para comprobar una información que se procesa día a día con tecnologías de la información..? la respuesta es: muy poco.
La Auditoría Superior de la Federación (ASF) dio a conocer el sábado irregularidades en programas sociales y un estratosférico sobrecosto en la cancelación del Aeropuerto de Texcoco, que de 100 mil millones de pesos estimados, va en 332 mil millones, en el sexenio de Ernesto Zedillo, el Fobaproa costó 552 mil millones de pesos.
Este lunes era la oportunidad de Andrés Manuel López Obrador para demostrar que la dependencia de David Colmenares Páramo está equivocada, bastaba pedirle al Secretario de Hacienda Arturo Herrera Gutiérrez el dato correcto de la liquidación de Texcoco, para dejar en ridículo a la ASF.
Pero no fue así, a falta de pruebas vino la descalificación y la frase que rebautizó a esta columna: “Yo tengo ‘Otros Datos’”. Esperemos que el Presidente no haya autorizado erogar más de 100 mil millones de pesos por cancelar el NAIM de Texcoco, y deliberadamente no haya engañado a los votantes de la dudosa consulta sobre el Nuevo Aeropuerto en el 2018, ya como presidente electo (video https://youtu.be/Adx8GRUoaoc).
Como amenaza el Presidente dijo este lunes que espera que la Auditoría Superior rectifique, pero… ¿por qué tendría que rectificar? me imagino que esta información que causaría mucho revuelo fue checada una y otra vez. No se trata de improvisados.
¿No será que López Obrador quiere una reacción temerosa de David Colmenares y que la ASF maquille cifras escandalosas de su gobierno? lo mismo en programas sociales con flujos de efectivo de miles de millones de pesos a los que se considera un desastre en organización, transparencia y rendición de cuentas.
La Cuarta Transformación está llena de pillos, igual que las administraciones pasadas, y nadie ve la limpia anticorrupción, solamente a Emilio Lozoya reecatado de una prisión española y refugiado en una residencia, gracias a las negociaciones del gobierno obradorista, en específico del Fiscal General Alejandro Gertz Manero.
También vemos la impunidad en el exilio dorado de Enrique Peña Nieto y a buena parte de su Gabinete enriquecido, gozando de la gracia de Andrés Manuel.
Esperemos que el Presidente ponga en ridículo a la ASF y demuestre en la mañanera de este martes, junto su invitado en Palacio Nacional, presidente de Argentina Alberto Fernández, que no pagó un peso más por cancelar el NAIM de Texcoco por cumplir su capricho que terminó en bodrio de aeropuerto en Santa Lucía.
Pagar de más 232 mil millones de pesos amerita una explicación exhaustiva para aclarar posible corrupción y exhibir a los contratistas que se enriquecieron con la cancelación del proyecto.
¡Con razón Andrés Manuel los empresarios estuvieron de acuerdo en no demandar en tribunales internacionales al cancelar contratos sin problema alguno..! los llenaron de oro.
En la presentación de la cancelación en Palacio Nacional estuvieron muy tranquilos Carlos Lomelín, Carlos Slim y Carlos Ruiz Sacristan, entre otros, los siempre ganadores, amén de que sus compañías son contratistas en Santa Lucía.
Ayer comenté que uno de los artífices de la cancelación del NAIM de Texcoco y férreo defensor del aeropuerto de Santa Lucía ni siquiera llegó a los dos años del proyecto.
Javier Jiménez Espriú fue hecho a un lado y tiró la toalla en la mitad del 2020, Alfonso Romo Garza llegó al 2 de diciembre y también salió del gobierno obradorista. Los dos personajes que acompañaron a López Obrador en el 2018 a dar el resultado de una encuesta totalmente amañada que inició el Fobaproa de la Cuarta Transformación (https://rb.gy/yjjeja).