CUAUTLA, Mor., 26 de noviembre del 2018.- El presidente de la asociación Flore de Caña, Silvestre Sámano Ríos admitió que el proceso de molienda de la caña para esta zafra 2018-2019 avanza al ritmo deseado para los productores de la región oriente.

Con el inicio de la quema de la caña para la producción de azúcar en el Ingenio Beta San Miguel Casasano, cañeros observaron deficiencias en el equipo para procesarla, sin embargo, a una semana reportan que la zafra “ya tomó su ritmo normal”.

La meta es la molienda de 670 mil toneladas. De acuerdo a la información pública de Beta San Miguel, el Ingenio recibe su materia prima de 3,102 cañeros, que son ejidatarios o pequeños propietarios de 5,395.43 hectáreas. Emplea 327 personas de la región de forma permanente en época de zafra y 115 en época de reparación.

El pasado 22 de noviembre arrancó de manera oficial la molienda en el ingenio Beta San Miguel Casasano aunque con algunas deficiencias técnicas en el proceso de la caña y empatar con las 5 mil toneladas que pide el ingenio, según otros productores consultados.

De acuerdo con el Secretario de Desarrollo Agropecuario (SEDAGRO), Guillermo López Ruvalcaba son 17 mil hectáreas las que se producen en Morelos y aunque ya cuenta con el rendimiento por hectárea más alta del país, con 105 toneladas, se busca elevarlo a 140 toneladas con el uso de fertilizantes orgánicos y mejorar el proceso de labranza.

En su último informe, la Secretaría de Economía informó que el precio de referencia del azúcar base estándar para el pago de la caña de azúcar correspondiente a la zafra 2018/2019 será de 12 mil 711 pesos con 52 centavos por tonelada.

Además de dichas asociaciones, al ingenio de Casasano ingresan caña productores afiliados a la Confederación Nacional de Productores Rurales (CNPR).